No sabría ubicar muy bien mis primeros recuerdos. Poco tiempo después de cumplir el medio siglo, empecé a escribir estas líneas. Desde el momento en que despertó mi conciencia hasta aquí, hay un trecho. Para empezar, podría decir que tuve una infancia y una adolescencia feliz. Agradezco a Dios que mis padres vivieron juntos hasta que la muerte los separó, y que esa muerte les llegó a ambos a edad avanzada. Creo que ellos también fueron felices. Entendiendo por felicidad, no una vida cómoda y sin sufrimientos de ningún tipo, sino una vida con sentido, donde la realización personal está más en dar que en recibir. Pero antes de narrarles brevemente sus historias, debo hace referencia a nuestros orígenes. Sólo profundizando en las raíces, tiene sentido la Historia. Seguir leyendo “CAPÍTULO 1 – MIS ANTEPASADOS”

Anuncios