Cuando el cielo uruguayo se cubre de nubes negras y amenazantes, cuando la lluvia empaña los días de los que viven en las ciudades y retrasa las labores de quienes trabajan en el campo, todos sabemos que tarde o temprano, vendrá el Pampero, viento fresco y fuerte que barre la tormenta y despeja el horizonte. Luego, el sol, que siempre estuvo ahí aunque nadie lo viera, vuelve a brillar

La verdad, como el sol, siempre está allí, aunque nos cueste verla. Y aunque ciertas ideologías hayan oscurecido el horizonte de la educación y la cultura uruguayas durante varias décadas, se acaba de levantar el Pampero en las aulas de la Patria.

Seguir leyendo “EL PAMPERO EN LAS AULAS”

Anuncios