Muchos identificaron la caída del marxismo con la caída del Muro de Berlín; pero China sigue bajo un régimen marxista y en Cuba no se ha visto aún “La Hora Final de Castro”, como profetizaba Oppenheimer. De lo que pocos se percataron, es que con la caída del Muro de Berlín, lo único que cayó fue la Unión Soviética; pero el marxismo, como materialismo histórico ateo que es, sigue gozando de muy buena salud. Porque si bien el marxismo como régimen de gobierno totalitario y como modelo económico se hizo pedazos en la vieja URSS, nadie puede negar que vestido de hedonismo, es una cultura, sino dominante, al menos influyente en muchos ambientes; sobre todo en ambientes capitalistas y por tanto consumistas. Sobre esto se podría -se debería- escribir un libro; desde estas páginas, sólo pretendemos dar una idea general del problema real al que se enfrentan quienes día a día luchan por la vida y la familia.

Seguir leyendo “GÉNERO, EL NUEVO NOMBRE DEL MARXISMO”

Anuncios