Supongamos que un frío día de invierno, al Sr. Gómez le da por ir al cine. Llega un poco sobre la hora, va a la plaza de comidas del Shopping, compra un plato de ravioles, un vaso de vino y un postre Chajá y se dirige a la puerta del Movie Center con su bandeja. Hace la cola y cuando va a entregar la entrada al acomodador, este le dice: “Señor, antes de entrar debe dejar la bandeja”. El Sr. Gómez le contesta inocentemente: “Voy a comer dentro del cine, si no llego tarde”. El acomodador retruca: “No puede”. Y el Sr. Gómez, inquieto porque la película debía estar empezando responde: “¡¡¡Pero el señor que pasó antes entró comiendo pop!!!”. El acomodador, impertérrito, le pregunta: “¿Ud. compró todo eso en la cantina del Movie Center?” “¡Por supuesto que no!” responde el Sr. Gómez. “Entonces no puede pasar Sr., lo lamento mucho”. Y el Sr. Gómez se aleja con su bandeja gritando: “¡Discriminación!” Seguir leyendo “RAZONEMOS CON LÓGICA”

Anuncios