El tema de la educación rural es clave para el desarrollo del país. Las escuelas rurales, sobre todo las más apartadas de los centros poblados, tienen muy pocos alumnos. La educación, es todo lo buena que puede ser en ese medio, pues quienes la brindan, son esas HEROICAS maestras que se encargan al mismo tiempo, de los cursos de Primero a Sexto…A estas escuelas rurales, van por lo general, los hijos de los pequeños productores y empleados rurales. Los hijos de los productores medianos a grandes, o de los profesionales del agro,muchas veces empiezan cursando sus estudios en esas escuelas o bien en instituciones públicas o privadas de la capital departamental que corresponda, o directamente en Montevideo. Tarde o temprano, la inmensa mayoría termina realizando sus estudios técnicos o universitarios en Montevideo.

Quizá sea hora de hacer algunos cambios a la vieja “escuela rural”. Hace años estuvimos en Canadá, y por razones muy distintas (seguridad, evitar el bullying, etc.) se había popularizado el “homeschooling”: muchos niños recibían clases en su casa, y luego eran examinados de forma presencial.

Hoy en día -y si no es hoy, será mañana- hay cobertura de Internet en prácticamente todo el territorio nacional.

Los niños, en la ciudad y en el campo, o bien tienen las XO, o bien acceden las computadoras de sus padres. La pregunta es: ¿Por qué no diseñar una currícula y unos planes de enseñanza vía Internet, para los niños y adolescentes que viven en el campo, de forma que puedan estudiar en casa sin necesidad de trasladarse a la escuela? ¿Porqué no procurar adaptar esos modelos de “homeschooling” que hace años funcionan en el mundo, a la realidad nacional, y a la educación rural en particular?

Además de facilitar desde el principio el acceso de los niños a Internet, este sistema permitiría:

a)     La radicación en el medio rural de muchos productores, profesionales y empleados rurales junto a sus familias, que como dijimos, muchas veces se ve obligada a emigrar para que sus hijos puedan estudiar.

b)     La integración en la educación, de los hijos de los productores o profesionales del agro con los hijos de los empleados rurales.

c)     Una enorme reducción de costos por concepto de traslados, estadías fuera del lugar de origen, etc.

d)     Las maestras rurales, podrían ser “recapacitadas”o “recicladas” para dirigir más cómodamente, sin necesidad de realizar los grandes sacrificios que hacen hoy en día y con mayor especialización estos cursos, desde centros poblados o capitales departamentales.

Esto es simplemente una idea. Es apenas la punta de una madeja que tendrán que desenredar políticos, docentes, expertos en informática, pedagogos, etc. Entre todos, tendrán que ver si es factible poner esta idea en práctica. Pero creemos que un cambio es necesario, y que vale la pena estudiar si es posible andar este camino.

Álvaro Fernández Texeira Nunes

Anuncios