Hoy, por lo general, los partidos políticos se forman con la intención de alcanzar el poder y gobernar a los pueblos de los que proceden. Algo de eso hubo cuando el 10 de agosto de 1836, el Brig. Gral. Manuel Oribe, mandó estampar en las divisas del Ejército Nacional, la leyenda “Defensores de las Leyes”, pero en este caso, no fue lo principal. Oribe no tuvo intención de formar un partido, pues ya estaba ejerciendo la Presidencia de su país. Necesitaba sí, defenderse de ciertos ciudadanos que, luego de haber administrado muy mal los recursos del pueblo, encima pretendían tirar abajo todas las reformas que se habían hecho y el orden impuesto en la administración pública. Y todo para seguir gozando de sus privilegios.

Seguir leyendo “EL PARTIDO DE LA MAGNANIMIDAD”