“Justicia” no es dar a todos lo mismo, sino dar a cada uno lo que le corresponde. De ahí que se represente ciega y sosteniendo una balanza de dos platos.

¿Quién puede estar en desacuerdo cuando unos reclaman “igualdad”? ¿Y quién puede estar en desacuerdo cuando los mismos -u otros- reclaman “justicia”? A priori, todos nos identificamos con esos reclamos, y a priori, está muy bien hacerlos.

En efecto, siempre y cuando los reclamos de “igualdad” y “justicia” se hagan en el sentido en que la Real Academia Española define estos términos, dichos reclamos serán lícitos. Veamos:

Seguir leyendo “IGUALDAD Y JUSTICIA”

Anuncios