Tiempo atrás recibí un whatsapp de un amigo con la siguiente pregunta: “¿Como rebatirías el pensamiento relativista?” La pregunta me agarró de sorpresa, así que lo primero que le respondí fue: “sostener que todo es relativo, es una afirmación tan absoluta como contradictoria”. En otro mensaje, le dije que si no tengo algunos puntos de apoyo firmes, si no tengo algunas certezas en las cuales basar mi pensamiento y mi acción, jamás podré tomar decisiones, jamás podré saber qué está bien o qué está mal, qué debo hacer o qué no debo hacer. Por ejemplo, si voy manejando un auto y no tengo la certeza de que cuando se prende la luz roja del semáforo debo frenar, puedo ocasionar un serio accidente de tránsito.

Seguir leyendo “EL ALAMBRADO”

Anuncios